Los sistemas de gestión de turnos están modernizándose y están empezando a cumplir funciones adicionales que les convierten no sólo en la forma de mantener el orden en las colas de atención a los usuarios, sino también en un soporte publicitario muy rentable.